Sobre Mí:

(Madrid, 1970)

Beatriz Sanz

 

 

Diplomada en Conservación y Restauración de Bienes Culturales, en la especialidad de Pintura, de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid (MEC. 1994).
Formada en diferentes áreas dentro del campo de la pintura, el dibujo artístico, la pintura decorativa en paramentos y muebles así como en las materias relacionadas con la Conservación-Restauración de Bienes Culturales.

Amplia experiencia profesional como restauradora técnica en obra antigua y contemporánea, tanto en organismos oficiales (Ayuntamiento de Madrid, Museo Arqueológico Nacional de Madrid, Museo Nacional del Prado, Obispado de Calahorra, La Calzada y Logroño) como dentro de la empresa privada, llevando a cabo intervenciones en obras de lienzo (pequeño y gran formato), tabla, pintura mural, imaginería religiosa (madera dorada y policromada, escayola policromada), obra escultórica (madera, escayola, marfil), mueble, textil, yeserías y dorado, así como la labor de asesoramiento y colaboración técnica en proyectos de restauración para concursos de licitación pública.


Desde el 2007, mi dedicación se ha centrado en la exploración y expresión a través de la pintura y escritura, lo que ha desembocado en una manifestación personal donde, a través de formas singulares, colores vivos y textos sugerentes, he intentado materializar mi forma esencial de percibir al hombre dentro del universo: El camino de transformación hacia el SER y la integración en la UNIDAD.


Lo que mis creaciones muestran son “huellas” de una experiencia propia de exploración donde observar, escuchar, contemplar y reverenciar han sido ingredientes básicos en el desarrollo-gestación y ejecución; el reto de descubrir una vida creativa propia, un camino éste en el que se va atravesando la superficie, aparente, cambiante y moldeable, hasta llegar a lo más profundo, lo más esencial, sencillo  y bello, lo más puro y prístino que, intuyo, hay en cada uno de nosotros, nuestra Presencia y Origen.


Y tal y como de la restauración de una obra de arte se tratara, en este caminar, he ido retirando barnices oxidados, capas de pintura adicionales o repintes… todo eso que a veces me puse encima o incorporé de otros por desconocimiento e ignorancia, llenándome de voces, interpretaciones y creencias, ocultando lo que Es Original.
Durante el proceso también se van eliminando deformaciones, asentando capas, quitando clavos, consolidando soportes, rellenando grietas, nivelando lagunas, retocando con los colores primitivos… hasta rescatar y VER, de nuevo, la expresión primera, la manifestación original y auténtica. Resurge así la joya preciosa, la obra de arte que renace para SER ella misma y respetarse tal cual Es.


Lo que somos y abrir la puerta a todo lo que podemos llegar a ser es todo un desafío.


Beatriz

 

 

 

Todos los derechos reservados, Beatriz Sanz Alonso

Web realizada por albasys, centro de formacion - www.albasys.es